El regreso del Santo Oficio

La guerra civil del catolicismo se extiende a Bolivia y cómo entender que en las protestas de Chile se queman iglesias y destruyen estatuas, y en Bolivia la biblia entra a gobernar de facto.
Iglesia Catolica en guerra civil
La guerra civil del catolicismo se extiende a Bolivia. El Papa está llegando a los pueblos indígenas, y la derecha no está contenta. FOTO: CORTESÍA JHONY FERNANDINI
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Jhony Fernandini Muñoz

Jhony Fernandini Muñoz

Consultor en Muñoz Fernández & Abogados Asociados s.a.c.

El 21 de octubre, dos hombres irrumpieron en la Iglesia de Santa Maria in Traspontina en Roma. Pero no eran ladrones. Eran un tipo muy específico de vándalos: católicos tradicionalistas que creían que estaban haciendo la obra de Dios contra el paganismo en la iglesia, estuvieron allí por tres estatuas,  que arrojaron al río Tíber.

Las estatuas habían recorrido un largo camino antes de llegar a Roma para el Sínodo de los Obispos para el Amazonas, celebrado por el Vaticano del 6 al 27 de octubre. Cuando preguntaron ¿a quién representan las imágenes? los defensores del sínodo dijeron a la Virgen María o la «Madre Tierra» de San Francisco. Pero, si le preguntaban a sus oponentes, representaban a la diosa andina Pachamama y eran un signo de la apostasía del papado del papa Francisco.

El alcance del Vaticano a los grupos indígenas es importante, especialmente en el contexto de un catolicismo latinoamericano, que a menudo ha equiparado a los nativos con el diablo.

Mientras los bolivianos de derecha celebran el derrocamiento de un presidente indígena y el supuesto regreso de la Biblia a la política, estos temas no son solo de debate teológico o doctrinal, sino que son políticamente críticos.

Los católicos tradicionalistas se han preparado contra el papado de Francisco por varias razones. Las estatuas, entre muchas traídas del Amazonas, eran un ejemplo de influencia demoníaca que trabajaba en la iglesia, infiltrándose a través de la adopción formal de prácticas paganas. La postración de los participantes en la ceremonia ante las imágenes fortaleció esta convicción.

La situación no fue ayudada cuando, al discutir la recuperación de las estatuas del río, el Papa se refirió a ellas como «estatuas de la Pachamama», lo que provocó que el debate se intensificara aún más intensamente.

La gran mayoría de la reacción violenta al papado de Francisco provino de miembros de la iglesia dentro de los Estados Unidos, el propio papado ha reconocido que estos conservadores estadounidenses representan el mayor rechazo; El Papa mismo dijo :

«Para mí, es un honor que los estadounidenses me están atacando»,

y ha recomendado un artículo que critica elementos conservadores dentro de la Iglesia Católica Americana sobre la base de su propagación de un » ecumenismo de odio «.

Los eventos en el sínodo son un recordatorio de la tensa historia entre los pueblos indígenas y la Iglesia Católica Romana

Protestas en Chile en contra de la iglesia catolica
Un manifestante coloca las imágenes destruidas de un templo católico como barricada, en la capital chilena. FOTO: AFP

Ese patrimonio es particularmente complejo en Bolivia. Hasta 2009, Bolivia tenía el catolicismo romano consagrado como su religión estatal; La revisión de la Constitución boliviana convirtió al país en un estado secular y aseguró los derechos de los practicantes de las religiones indígenas. Ese fue un cambio poderoso.

A los pueblos indígenas de Bolivia no se les permitió votar hasta 1952, y solo recibieron el derecho de ingresar a las calles y plazas principales de las ciudades en la última mitad del siglo XX, prejuicios sellados y sancionados por la Iglesia Católica de la época.

Esta revisión de la Constitución boliviana ocurrió bajo Evo Morales, el ahora ex presidente de Bolivia. Si bien Morales es católico romano, no se consideraba devoto y afirmó que era católico solo para asistir a bodas; También enmarcó su política ambiental en términos de defensa de Pachamama, de la misma manera que un californiano podría hablar de Gaia.

Cuando Morales renunció, Luis Fernando Camacho, uno de los activistas de oposición de derecha que pedía la destitución de Morales, irrumpió en el palacio presidencial. Mientras estaba parado al lado de Camacho, un pastor anunció : “La Biblia está regresando al palacio de gobierno. ¡Pachamama nunca volverá! Hoy Cristo regresa al palacio de gobierno. Bolivia es para Cristo «.

Esta actitud es compartida por la presidenta interina boliviana, Jeanine Áñez, quien proclamó que» ¡La Biblia ha regresado al palacio! «

Golpe en Bolivia
¿Nuevamente las quemas de brujas? ¿Las Cruzadas Sudamericanas?. Los indígenas consideran la quema de banderas de los pueblos originarios por parte de la oposición como una agresión a su identidad La derecha boliviana defiende que "la Biblia ha vuelto al Palacio" tras la toma de posesión de Jeanine Áñez después de derrocar a Evo Morales

La reacción no se ha limitado a Bolivia. En Brasil, un obispo retirado dijo que los eventos que ocurrieron en el sínodo amazónico fueron sacrilegios escandalosos y demoníacos , en la Ciudad de México, un sacerdote quemó una efigie de Pachamama, haciéndolo como un «acto de reparación y profanación» por los acontecimientos que ocurrieron durante el sínodo.

En ambos casos, los miembros del clero involucrados sintieron la necesidad de sugerir que la Iglesia Católica Romana está al borde del cisma. 

La relación entre el catolicismo romano y los practicantes de fe indígenas seguirá siendo tensa en el futuro previsible. Los católicos norteamericanos que condenan a Francisco, mientras tanto, se alinean implícitamente con algunos de los elementos más peligrosos e intolerantes de la política católica de América del sur.

Es posible que la Iglesia católica en Bolivia tenga que decidir dónde se encuentra su alma: con la gente que el papa le ha encargado que se acerque o con los derechistas que se han atado a la cruz.

Resumen del argumento en FP La guerra civil del catolicismo se extiende a Bolivia por:  SHARON KURUVILLA